miércoles, 29 de junio de 2016

Despedida, reflexiones y confesiones...

Así es, me despido, pero solo ¡durante unas semanas!. Ahora sí podemos poner el CARTEL "CERRADO POR VACACIONES".


Estos últimos días he tenido que compatibilizar el trabajo en el blog con las vacaciones de mi hijo y, sinceramente, ha sido una situación de caos y locura. No me puedo quejar porque pese a todo ha sobrevivido a esta circunstancia y se ha entretenido sólo sin tirar demasiado de televisión. Pero tiene cinco años y no puedo "pedir peras al olmo". He tenido que ultimar lo que tenía pendiente con mil interrupciones, levantándome cada dos por tres, perdiendo constantemente la concentración, equivocándome mil veces, teniendo que rehacer otras mil y cuando había aparente calma  y silencio, intentaba no mirar a mi alrededor ya que, en la época inventiva que atraviesa, ha ido arrasando con todo lo que iba encontrando por su camino (materiales míos incluidos que para mí son sagrados) para construir sus artilugios, dejando rastros de los restos sobrantes por toda la casa. 

Pues eso, que a pesar de todo hemos sobrevivido sin mucho drama por tratarse de unos pocos días pero estoy segura que si lo alargo iba a acabar frustrada, tirándome de los pelos, él harto de mí y aburrido de tanta subsistencia en solitario y en ese momento, sí, el drama se iba a convertir en el pan nuestro de cada día...y todo esto lo cuento para justificar y contaros que hago un parón hasta septiembre. Unos días antes, a finales de agosto, publicaré el mes de septiembre del calendario que ya sabéis que esa publicación es una cita ineludible. Si aún no habéis descargado el mes de agosto del calendario desde aquí podéis acceder.

Más cositas os cuento....estos días he estado haciendo balance de los últimos meses del blog (sigo viviendo los años por cursos escolares así que los recuentos y reflexiones los dejo para esta época del año) y, desde septiembre del año pasado a día de hoy, el blog ha ido creciendo mucho más de lo que nunca imaginé. Como much@s bloger@s empecé tímidamente en este mundo, sin demasiadas pretensiones, con un afán más de experimentar y saber que era eso de los blogs, pero fue evolucionando, cogiendo su propia identidad y a pesar que queda mucho camino por recorrer, me encuentro muy satisfecha en el punto en el que ahora se encuentra Petit Kit. Esto me anima a seguir alimentándolo y crecer junto a él, porque aunque dedico muchas horas, sacrifico sueño y tranquilidad le debo mucho a este blog. Confieso que he tenido ocasiones que he querido tirar la toalla, de hecho muchas ocasiones, pero siempre se me pasa, porque siento que este está siendo mi gran proyecto, probablemente el que más recompensas me está dando, no económicas a día de hoy, pero sí recompensas internas: me ayuda a canalizar mi sensibilidad, a expresar y desarrollar mi creatividad, aquella que nunca creí tener, me está enseñando cosas de mí que desconocía. 

Una de las cosas más importante del blog es que me permite estar en constante aprendizaje, lo que es vital en mí porque en cuanto siento que "domino" algo me aburro, odio la rutina en el trabajo, la adoro en otros aspectos de mi vida, pero en el trabajo no. De hecho, antes de tener a mi hijo, cuando trabajaba en el mundo tangible cambiaba constantemente de trabajo, no estaba más de tres años en el mismo, de esto hace ya un tiempo, cuando era fácil encontrarlo y me podía permitir el lujo de buscar otras alternativas. Yo justificaba el cambio constante por circunstancias de mi sector, trabajaba por proyectos como educadora en distintos ámbitos y es cierto que en ocasiones acababa el proyecto y tenía que volver a buscarme la vida pero otras veces podría haber seguido y sin embargo decidía cambiar. Siempre he necesitado probar distintas funciones, no sentirme estancada, vivir la adrenalina y la ilusión que supone un nuevo proyecto y enfrentarse a un nuevo reto profesional. Me compraba mil libros o indagaba por internet (cuando empezó a existir que al principio de mi vida profesional eso era ciencia ficción) para intentar profundizar y empaparme de esa nueva actividad, me encantaba esa primera fase. En realidad era la necesidad de estar en constante aprendizaje y de eso con un blog no falta, ahora no paro de aprender y como el diseño y el mundo virtual está en constante evolución siempre te encuentras en situación de aprendizaje, es algo inherente a este mundo si quieres avanzar y progresar. Y además sin jef@s...que se le va a hacer...funciono mejor por mi cuenta y sin la presión externa, por mínima que sea...otros de mis grandes aprendizajes en estos años.

La verdad que no pensaba alargarme tanto en este post, oficialmente esta es sin duda la publicación más larga que he escrito, básicamente mi idea era colocar el cartelito de cerrado por vacaciones y desearos unos felices días. Si me seguís ya os habréis dado cuenta que no me enrollo nada de nada, soy muy escueta y al expresarme voy al grano; aquí me centro más en los estético y visual que en la expresión escrita pero hoy rompo esa barrera y lo hago a lo grande porque también voy a romper otra, no cuento apenas nada de mi vida personal ni de mi intimidad porque no es el objetivo de este blog, pero en esta ocasión si os voy a confesar que estos últimos meses están siendo muy difíciles para mí, la vida en este momento me está enfrentando a una gran prueba y es complicado convivir con esta circunstancia, sobre todo por la incertidumbre y el miedo que entraña. Llevamos unos meses pendientes de fechas, médicos, pruebas por una posible enfermedad visual de la persona que más quiero en este mundo, no es seguro que la tenga pero esta situación la estoy viviendo como una verdadera montaña rusa emocional, sobre todo porque un diagnóstico de estas características puede tardar años, por el momento ya llevamos andado uno. Durante este tiempo, a veces ha sido difícil concentrarme y hacer una publicación, otras veces ha sido una liberación el poder poner mi mente fuera de esta circunstancia y sumergirme en Petit Kit. Tenía muchos proyectos para este año relacionados con el blog que al final no han podido ver la luz porque he dedicado mucho tiempo a investigar sobre el tema visual, a buscar junto a mi marido alternativas, ir a las citas médicas, buscar profesionales adecuados. Quizá por todo esto, comprobar que pese a todo el blog ha florecido y sigue creciendo me crea aún más satisfacción y comienzo mi descanso estival con una sensación de orgullo por el trabajo realizado hasta ahora.

Y ¡hasta aquí llega este interminable post!...sólo me queda deciros MIL GRACIAS por acompañarme en este camino y MIL BESOS para cada un@ de vosotr@s. Espero que paséis unas felices vacaciones y en septiembre (un poquito antes por la publicación del calendario) continuaremos este viaje.

Recordad que si queréis colgar en vuestros blog o webs un cartel muy chuli de "cerrado por vacaciones" o imprimirlos para colocarlos en vuestro local, AQUÍ podéis descargar varios modelos.

¡ Un beso enorme!



4 comentarios:

  1. Justo acabo de descubrir tu blog y veo que lo cierras hasta septiembre, qué pena! Pero lo primero es lo primero y siempre viene bien descansar para luego volver con muchas más ganas y energías renovadas (:

    Muchísimo ánimo y enhorabuena por el crecimiento del blog, no me extraña porque es precioso *-*

    Un besote, aquí me quedo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sí, el descanso es necesario aunque seguramente algo trastearé por el blog haciendo algún cambio, pero las publicaciones si las dejo para septiembre. Me alegro que te quedes! Un beso.

      Eliminar
  2. Hola guapa!!
    Yo no suelo hablar demasiado en tu blog, pero como estoy suscrita, me llegan las cosas por el correo y me llevo tus fondos de pantalla todos los meses, así que muchas gracias por todo tu trabajo!!
    Espero que descanses mucho en estos meses y en Septiembre vuelvas con las pilas cargadas :D
    ¡¡Feliz verano!!
    Besos <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz verano para ti también Sandra! Seguro que en septiembre vuelvo con las pilas cargadísimas y con muchas ganas de retomar el blog. Un beso enorme.

      Eliminar